viernes, 28 de septiembre de 2007

Una ración de creatividad

No se bien de qué manera está funcionando este blog. No comprendo del todo la utilidad pasando los limites de lo méramente informativo. Creo que lo solamente informativo tiende a ser un poco aburrido. Hay días o semanas en que no sé qué escribir o contar, pero tampoco quiero dejar de hacerlo. Tengo clara la utilidad egoista de este blog que es obligarme a poner con palabras lo que está dentro mio, eso me ordena y me conecta, independietemente de si eso es leido o comentado. Claro que esto último me hace bien y me gratifica.
Entonces pensaba que, ya que estoy aprendiendo muchas cosas, de mucha gente y situaciones, podría simplemente escribir sobre eso. Quizás a alguien le sirva de algo, asi como a mi me sirve lo de otros.
Paso en limpio un texto que escribí hace un tiempo.
En estas semanas entendí la diferencia entre la creatividad racional y emocional. Y esto no tiene nada que ver con el pensamiento lateral y vertical o con las divisiones derecha e izquierda del cerebro. Al menos eso creo.
Esto tiene que ver con el acto y con la manera de llevar a cabo la creatividad. Y descubrí lo riesgoso que puede ser recorrer el camino de la creatividad racional. Sobre todo si se priva o censura la emocional. En mi caso, y eso puedo entenderlo hoy, la frustración y opresión que me generó, sobre todo el último período, trabajar en publicidad era debido a la insatisfacción de estar usando la creatividad racionalmente y no emocionalmente. El pedido intrínseco y esencial que viene de lo más profundo es el del uso de la creatividad emocional, porque es la que nos libera. También es el camino difícil, porque es la que implica relacionarrse con uno mismo, lo cual es un poco doloroso. Básicamente implica revolverse, ahondarse y encontrarse con todo lo mágico, lo sufrido, lo fantástico y lo complejo que puede ser nuestro interior. Si hay un objetivo claro, este conocimiento es de mucha utilidad. Hoy lo sé, quiero morir libre, habiéndome entregado de lleno, por eso decido transitar el camino de la creatividad emocional tanto como pueda. También soy conciente de que la racional es muy útil en muchos casos. Y el buen uso alimenta mucho el ego, pero no el corazón. Creo que un uso muy sano sería usarla estratégica y friamente para encontrar y tener luego momentos de creatividad emocional. En este caso el fin justificaría el medio si no es abuso. Además, como en todo, pueden complementarse.
En definitiva, y creo que esto es lo importante para mi, es tener bien presente esta diferencia. Y ser cauteloso con el uso de la creatividad racional, sabiendo y nunca olvidando de que la que nos libera, es la emocional.
Espero que se haya entendido algo.

3 comentarios:

ANDREA dijo...

SE ENTENDIO PERFECTO, SOBRETODO AL FINAL CUANDO TRATAS DE UNIR LAS DOS FORMAS.
SI TENES GANAS LEE LA INTELIGENCIA EMOCIONAL
CARIÑOS

Magic dijo...

"Transitar el camino de la creatividad emocional tanto como pueda" es un gran objetivo.
Enjoy the trip!

puchi milano dijo...

estudié publicidad seducida por la idea de trabajar con creatividad (no tenía muy en claro lo que era cuando empecé)... y me fui frutrando de a poco al ir dandome cuenta esto mismo de lo que hablas en tu post, es una creatividad racional, limitada en cierta forma, y no me llena el alma.

caí en este blog por esas vueltas asarosas de la vida... vi muchos videitos y fotos pero pase por alto todos los textos hasta llegar a este y no se porque se me dio por leerlo, justo este...
que loco, me sirve mucho lo que lei y ni siquiera sabes quien soy ni vos sabes quien soy yo... y justo es eso lo que preguntas al principio, si le servirá a alguien..

bueno, q tanto fru fru pa decir frutilla, eso era pura explicación nomas,
solo quería decirte que gracias por compartirlo!