jueves, 28 de noviembre de 2013

Gato va, Gato viene.


He perdido el hábito de escribir. Desde "El Trio" que ya no lo hice. Ni en mi diario privado ni en el público. Pienso como escribiendo, me imagino frases y palabras, pero es una pena que queden en el aire. Igual esto parece manejarse por temporadas, por momentos.
En estos meses pasaron muchas cosas, como siempre pasan en los meses que pasan. Después del Trio, intenso, casi que no tuve sexo. Meses semi sabáticos. Sería que me llené, o que mi energía ya empezaba a fluir para otros lugares.
Empecé a tener más trabajo, a acomodarme más en este país. A reafirmar la decisión de haber venido. Y no tanto de haberme ido de Argentina, sino de haber llegado acá sobretodo. País mágico y generoso para quien viene con buena energía.
En estos meses viajé, pero no tantísimo. Salí, pero no mucho. No conocí tanta gente tampoco. Mi vida nocturna es bastante light. Le falta un poco, también a la vida social. Pero fueron meses de gestación de otras cosas evidentemente.
Como varios habrán visto, en casa con Nico (mi compañero de casa) adoptamos un Gato nombrado Juan Carlos. Gato negro bebé. Una dulzura como la mayoría de los gatos y en particular un ser muy cariñoso. El cuarto Gato que adopto en mi camino. Meses más tardé resultó que Juan Carlos estaba enfermo, con una enfermedad incurable y fatal. Y así fué que Juan Carlos partió al reino de los cielos felinos, con Rey Leon, Mufasa, Chitara, Simba, todos allá. Por cierto los otros 3 están vivos en la tierra aún, Siemens en Italia y Sony y Susi en Argentina. Llevo un update de todos.
En estos meses, también con tanto trabajo, y un poco por un ciclo orgánico, entendí que el Freelance ya fue. No puedo siempre trabajar de manera autónoma. En las vacaciones pierdo clientes, si me enfermo se me complica todo, etc. Y también tengo un techo que es mi tiempo y mi físico. Asique llego la hora de ampliarse, de abrir por primera vez en mi vida, mi emprendimiento. Mi empresa. Así es que se abre Gato Estudio. Somos 3 socios, Mina (María), Nico y yo. Con roles un poco divididos para poder hacer que Gato se alimente bien y sea un felino regordete pero también un felino ágil con ganas de jugar y de cazar.
No deja de resultarme curioso que al momento de lanzarse Gato, Juan Carlos tenga que partir. Casi en simultáneo. Es curioso también que el logo de Gato tiene cierto misterio, cierta cosa que pareciera tener que ver con la muerte de Juan Carlos pero fue hecho antes incluso de saber que estaba enfermo. También la frase que hoy elegímos de portada de Groucho Marx que dice "Si un gato negro se atraviesa por tu camino, significa que el animal está yendo hacia algún lugar". Lo mismo, esa frase la elegimos por la simpleza y genialidad, y hoy parece cobrar toda otra dimensión con lo de Juan Carlos.
Me guardo algunas otras noticias a ver si eso me fuerza a volver a escribir.
En Facebook iremos subiendo novedades, compartiendo procesos con palabras e imágenes. Pueden darle like y ayudarnos a tener más visibilidad.
Facebook
Y en la página está hoy el porfolio que ya empieza a crecer:
www.gatoestudio.com
Hasta pronto!

jueves, 27 de junio de 2013

EL TRIO

A mi Madre y familia: no leer el texto a continuación. Gracias.
Pasé 22 días sin masturbarme. No recuerdo que eso haya sucedido antes.
Desde siempre tuve la fantasía de un trio, como la mayoría de los hombres. De estar con dos mujeres, al mismo tiempo. Pero en el último tiempo se había convertido en una obsesión. Escuchaba que otros lo habían hecho y me daba rabía de todavía no haber vivido esa experiencia. Cada vez estaba más deseoso y encaprichado. Y cuanto más lo quería, más difícil o lejos parecía estar. Con cada chica con la que estaba le preguntaba si querría hacer un trío. Muchas veces la respuesta fue sí, pero igual la situación no se daba. Parecía ser que no es algo que se pueda organizar. Mismo estuve en la situación de que dos chicas me dijeron que sí, pero no logramos generar el encuentro.
Una mágica y tragicómica noche conocí a Miel. Así la agendé en el celular y ninguno de los dos recuerda porqué, aunque ese no sea su nombre. Ni un beso nos dimos esa vez, nada. Fue hace varios meses, aún en Buenos Aires. Luego fuimos amantes y amigos. Claro que mencioné lo del trío. Ella me dobló la apuesta. Me dijo "sí, vamos a hacer un trio vos y yo, pero no vas a organizar nada, quiero que salgamos a buscarla". Wow, como un sueño. Salir a encarar de a dos. Fuimos dinamita y fue una experiencia fabulosa, la conquista de a dos, trabajando en equipo, eligiendo, persiguiendo, como dos amigos, pero ella mujer, y ya estando conmigo. Así lo hicimos un par de veces, cada una muy distinta. Y siempre de manera ocasional.
Hasta que en una "nos enamoramos", los tres. Fue con Bella. Yo ya había estado con Bella, pero esta tarde nos encontramos los 3. Eran los últimos 3 días de Bella en Argentina y los pasamos juntos. Era como un sueño, viendo una película, saliendo a pasear, saliendo a comer, etc. Y ni hablar de la historia sexual, en la cual ni falta hace entrar en detalles. Era realmente una historia de amor de a tres. Y así… tan breve, sólo unos días. Nos prometimos reencontrarnos. Y así fue. Estas últimas casi 3 semanas las pasamos juntos en México. Miel Y Bella vinieron cada una desde sus países para reencontrarnos los tres acá y pasar unas vacaciones juntos. Más que para pasar unas vacaciones, para vivir una experiencia única, una aventura atípica.
El sueño se convirtió en realidad. No sólo eso, llegó un punto en que el sueño se convirtió en normalidad. Y en ese punto, se vuelve raro. Casi 3 semanas es mucho tiempo, ya deja de ser el encuentro sexual soñado. Hora tras hora tres personas juntas. Recuerdo las primeras veces de dormir de a tres. Intentaba sacar los ojos de mi cuerpo y mirarme ahí en el medio con dos mujeres y sentirme un rey. Lejos de esa situación se está cuando se convierte en una normalidad. Si estás en el medio y las de los costados deciden taparse, quedás tapado por añadidura. Y encima entre dos cuerpos te morís de calor. Menciono ese detalle como a modo de broma de la infinidad de cosas que suceden en la convivencia de a tres. A nivel sexual las imágenes y las experiencias que me regalaron las chicas son inolvidables y extraordinarias. Y así tanto que el sexo de a tres como una experiencia es algo fabuloso, pero convertido en normalidad pasaba a hacer algo tan monumental que luego ya no quedaba energía para encararlo como parte de la rutina. De a dos, el sexo como parte del día a día, es algo que se puede encarar bajo distintos marcos. Si hay cansancio puede ser un sexo más vago y despacito y está bien. De a tres no está esa posibilidad. Y la posibilidad es tener sexo con una sola de las partes, y eso deja a otra afuera. Y sin duda esa puede generar un conflicto.
Pasamos unas semanas increíblemente ricas en variedad de situaciones. Hubo placeres, alegrías, amor, desamor, enojos, fastidios, lagrimas, sexo, belleza, viajes, comida, bebida, droga, música, baile, cama, malestar, bienestar, encuentro, desencuentro y así puedo seguir hasta el infinito. Estoy agradecido de poder tener una vida tan rica en vivencias, sin nunca perder el eje de interés troncal. También estoy agradecido de que esa experiencia haya tenido un principio y un fin. Más allá de si pueda haber futuros reencuentros. Ahora en busca de la estabilidad. Escribo este texto en el aeropuerto esperando el avión para ir a Guatemala.
Si todo sale bien, cuando vuelva entraré ya con mi anhelada visa de trabajo, para poder estabilizarme aquí.

jueves, 9 de mayo de 2013

Mi Porno


En un puñado de horas inaugura la muestra. Mi novia por internet se convirtió en carne y hueso luego de ser un código binario y ahora duerme la siesta en mi habtiación mientras yo escribo esto y me tomo una cerveza en el living. Nico y su amigo Javi que está de visita, salieron a pasear.
No estoy nervioso, pero sí estoy algo, no sé. Fue un proceso corto el de esta muestra. Con errores, frustraciones, adaptación, lo cual me lleva a concluir un proceso con mucho aprendizaje.
Las ideas y los conceptos llevados a palabras se asientan mejor asique aquí voy.
Me resistí mucho a lo que continuamente todos me decían respecto a méxico. Las terminaciones no son buenas, el ahorita es sinónimo de nunca, el compromiso es pobre, y este tipo de ideas. Creí que no podía ser, que todos me exageraban. Y en el camino de esta expo, que por supuesto hubo distintos tipos de servicios de producción incluidos y vivencié todo esto al pie de la letra. Por empezar, no volvería a elegir lo barato. La calidad es pésima, y no es lo que promete ser tampoco. Los tiempos nunca son lo que suponen ser o dicen ser. La calidad de las impresiones no era lo que fueron allá en buenos aires. Pero luego de pruebas y correcciones de color y de modo logramos algo que estaría "ok". Eso respecto a la lona vinílica, impresiones de gran formato. Con respecto a las pequeño formato, es imposible conseguir los mismos colores que en buenos aires. Mismas máquinas, mismo todo, pero no, no sale. Tampoco logran imprimir en el tamaño que pido, siempre milimetros de diferencia. Simplemente no lo logran. Eso fue bien raro. Asique a mano cortar con la trincheta para que entren en sus marquitos a medida. Los marquitos quedaron bien, porque descarté a otro que me los haría muy mal, un poco más baratos. Supe leer eso. Cuando ví las obras montadas en su bastidor (ante-ayer) quería llorar. No me salió, pero fue una sensación bien frustrante. Raspones, medidas desmedidas, sobrantes, colores apagados. Fue como un shock y nada podía hacer. Muy poco profesional. Como todo, pasó el rato de frustración y llegó el momento de adaptación, de aceptación, de análisis. Entre medio de toda esa frustración, horas antes de que llegue mi novia por internet, en medio de la crisis que no esperaba tener recibí el mail de mi amiga y curadora Silvina. Pucha, de de mi peor error sin haber entendido yo el concepto de curaduría, la dejé de lado de esta muestra, que es casi tan suya como mía. Claro que es mi obra, pero el todo de la obra y la muestra no sería lo que es sin ella ya que el proceso curatorial fue parte de la creación en este caso. Y la palabra curaduría es tan nueva para todos que no pude registrarlo cuando debí haberlo hecho. otro error, más aprendizaje.
Claro que de hacer de nuevo el proceso, lo haría diferente. Pero eso sólo habiendo aprendido cosas.
Entonces para ser claros. Sin dudas mantener un diálogo estrecho con quienes hacen a la obra, en este caso Pirraglia. Ya estoy disculpado por eso. Luego, la obra necesita otro tipo de material para lucirse. Si bien la muestra y las obras quedaron bien en buenos aires, entiendo que la obra necesita otro tipo de producción, algo que la levante más que esa lona vinílica. Aunque sea más costoso. La obra es más que eso, y necesita ser vista solamente como lo que yo me imagino que es. No me puedo permitir negociar con eso. La obra sí o sí tiene que ser lo que es en mi cabeza, no debería existir ni la posibilidad de adaptación o de rebaja. No. Y sólo cuando sea eso que está en mi cabeza, permitir exhibirla. Los recursos están, hoy más que nunca en el mundo. Los precios de producción seguro no siempre son accesibles a los artistas, pero bueno, ahí viene otra parte en la que debo trabajar. En cuanto a méxico por ahora con frustración creo que la manera es estar encima, ser hiper controlador con los proveedores. Desarrollar el oido y el ojo para entender la veracidad del compromiso y la calidad. Ayer fue el montaje. Fue un gran alivio. El espacio está bien. La distribución está perfecta. Surgieron soluciones a algunos problemas. Las pequeño formato lucen hermosas. Y las de gran formato son lo mejor que pudieron ser y eso no está mal. Para el ojo fino crítico no serán perfectas, pero me relajé por hoy. Porque si los errores están seguidos por aprendizaje, creo que lo mejor que puedo hacer es permitirme disfrutar. Agradecer por lo aprendido, y simplemente ser cada vez mejor.
Un feliz cumple a mi hermano que me está mirando!

martes, 7 de mayo de 2013

Novia por internet

Hoy por la tarde llega mi novia por internet. Hoy nos vamos a conocer. Es mi novia, aunque bueno, no la conozco. No estamos en los 90s, hoy no es gran cosa tener novia por internet. Llegás a conocerte, a darte una idea del otro. No es mi primera vez tampoco, menos en citas a ciegas. Pero sí la de distancia más larga. En este momento ella debe estar en el avión, o en su escala en Frankfurt, seguro muerta de miedo igual que yo. Viene desde europa, aunque es latina. Y no sabe que estoy escribiendo y mucho menos publicando, por eso mi timidez, incluyendo otras vidas privadas en mi diario. Hace unos meses venimos charlando y finalmente decidimos encontrarnos. Ella con más coraje decidió venir. Y en unas horas nos vamos a conocer, en el aeropuerto. Si bien internet hace que estas cosas sucedan a diario y sean moneda corriente, este será un evento de lo más bizarro y estoy ciertamente nervioso. Anoche dormí sólo, y hoy dormiré con mi novia que nunca toqué, nunca miré. Serán 11 días, de rarezas y seguramente de intensidad. Veré cuánto me animo a contar.

martes, 23 de abril de 2013

Palomas y electricidad

"A mi me parece que tu sólo quieres una aventura", me dijo una chica con mucha razón. "El alcohol es un muy buen lubricante social" dijo un taxista con mucha razón. Conocí a Carlos, un chico que parece de lo más tradicional desde lo visual. Luego de conversar unas pocas palabras se enrareció todo cuando me contó que su pasión era matar palomas, aunque dijo "cazar". El sueño de Carlos es viajar a Argentina donde parece que se baten récords en la caza de palomas. Obviamente yo me imaginé al loco en plaza de mayo o en algún lugar así con palomas urbanas, pero no. Estas palomas son diferentes, y los cazadores se las comen y al parecer son sabrosas. Ahora cuando veo a Carlos de lejos, le hago un gesto tipo de disparo, y nos reímos. El viernes vino Huguito desde Puebla a visitarnos a mi y a Diego Hurtado que estaba de paso por la ciudad por un trabajo. Tomamos unas copas y charlamos de la vida. Intentando convencer a Hugo de venirse para el DF y dar el gran salto. Fuimos a las luchas e hinchamos por los rudos. Luego ya sin Hurtado nos tomamos otros tragos. Así como vendedores de rosas, o chicles, o lo que sea, en México por la calle de noche pasa el "vendedor de electricidad", bien raro esto. Pasa el tipo con una batería de energía, tipo de auto, y te ofrece darte un shock de electricidad. Algunos dicen que es para bajarte el pedo, otros dicen que se hace sólo porque es divertido. En fin que decidimos probar. El tipo te entrega como dos manijas, conectadas a un cable, y arranca a dar electricidad de a poquito y luego va subiendo hasta que uno dice basta. La onda es formar un círculo en un grupo de X cantidad de personas, en nuestro caso 3, tomadas de la mano. Los de las puntas agarran estas dos manijas, que con el cable van hasta la batería que maneja el señor malvado. Se entiende? Huguito estaba en el medio y Jose del otro lado. O sea yo agarraba con una mano la manija y con la otra a hugo, lo mismo Jose. Yo sería el encargado de decir basta. Empezó la energía y se sentían todas la parte interna de la muñeca ahí en las venas, vibrando mucho. Rarisima la sensación. Y a medida que el tipo iba subiendo los volteos se sentía cada vez más, violento. Nos reiamos sufriendo. En un momento se puso heavy y ahí grité basta. La vida siguió normal. Hurtado sugirió antes que el contacto sea con una chica y por la boca, pasando la electricidad por la lengua. Habría que ver. No se asusten igual. Estoy bien y cuerdo. En el bar-boliche que probamos no tuvimos éxito ni nos gustó mucho. Asique decidimos ir por una última cerveza a un bar que me había gustado. Al llegar vimos que estaba cerrado. Vimos unos 4 jóvenes que esperaban en la puerta de un edificio, y pude sentir la música en alguno de esos pisos. Le dije a Hugo "ahh, es acá". Hugo no me entendió pero le hice una cara y se quedó en silencio. Le pregunté a uno de esos chicos: "chicos ya tocaron el timbre? ahí bajan". "Sí", me dijo. Listo. Ya teníamos entrada a la fiesta. Deberíamos ver qué pasaba cuando bajaban a abrir. Pero parecíamos parte del grupo de la puerta. Bajó la chica y abrió la puerta. Yo intenté mezclarme en el grupo y de hecho pasé segundo. Le di un beso y le pregunté cómo estaba, sin dudar en pasar. Y así entramos. Un piso lleno de gente extranjera, y Jenny que festejaba no sé, algo festejaba Jenny. Muy similar a lo que sería una "trial party" en treviso. Igualito. Con gente de muchos países, todos buena onda. En eso, estaba sobre el pasillo esperando para el baño y se acerca una chica y me dice "muestrame tus manos", con tonada española. Imaginé que quería ver mi tatuaje, asique después de un poco de juego se las mostré. Me dice "tu estabas en el bus hacia puebla hace un tiempo verdad?". Y ahí me acordé. En mi viaje de ida a Puebla se sentó una chica española al lado mío, que también iba con su madre y su hermana. Bastante bien. No me animé a hablarle aunque estuve queriendo todo el viaje. El asunto familiar me dio como vergüenza. Lo loco es que al día siguiente yo volví de puebla en un bus y ella también tomó ese bus, aunque no se sentó al lado mío esta vez, y sí intercambiamos una sonrisa. Decenas de buses van y vienen por día a Puebla. Y me la crucé en ambos. Y lo más loco es que luego me la cruzó en una fiesta a la que entramos de pura casualidad. Eso si que fue más raro que el cazador de palomas y el villano electrizante. Igual con la chica no pasó nada. Yet. Se estaba yendo en ese momento, y me invitó a la fiesta que se haría en su casa al día siguiente. A la que no fuí. El sábado sí que tuve sexo, sí. Y el domingo sí que tuve resaca, sí. También una fiesta divertidisima durante el día. Bailé más que nunca. Empiezo a conocer mucha gente con la que me siento identificado y comparto estilos. En un rato me mudo :)

miércoles, 17 de abril de 2013

El Ángel.

Cada vez son más las personas que me dicen que tengo un ángel especial. No sé si es un ángel, o un toque mágico, o el aprendizaje que tuve con los felinos o el karma positivo que me toca o si soy yo que me permito viajar al futuro y armarme un escenario para luego volver al pasado-presente y transitarlo. No sé bien qué es, pero tengo algo.

El otro día fuí a una inauguración en un local/tienda de diseño pero que tiene como un espacio de galería, pequeñito. La inauguración explotaba de gente. Me dieron ganas de eso. Pedí el mail de la persona que se encargaba de las muestras, si bien el lugar es más del mundo del diseño y la ilustración. Igual decidí escribir, un par de días después la respuesta fue: "No tenemos fechas disponibles hasta marzo del 2014. Sin embargo, pronto enviaremos una convocatoria para nuevos talentos donde puedes participar, la daremos a conocer a través de nuestra cuenta de Fb.
link
Éxitos"
Ufff, me puso del orto. Me enojé, me dio bronca. Es obvio que no vieron nada de lo que les mandé. Me enojó de ellos, puse mi enojo ahí, pero luego lo puse en mi. Para qué les escribí?? Si ni siquiera fueron capaces de ver mi propuesta. Porqué les mandé una propuesta a ellos? Como todo enojo, se me pasó. Nunca más voy a escribir pidiendo un espacio para exponer, never. Los espacios tienen que encontrar a los artistas, y no viceversa. Ya sabía esto, es el ABC, no funciona de esta manera el circuito.
Días después recibí un mail de un tipo desde Slovenia preguntando si me interesa exponer en un centro de exposiciones de allá, con la posibilidad de que la muestra siga de gira en Croacia, Bosnia, Serbia y algunos países de europa del este. Ya confirmamos el espacio para principios de 2014. En esos mismos días un joven artista me propuso exponer en el DF en un nuevo espacio que están armando. El 8 de mayo inauguro "Mi Porno" en Mexico City, esta casa/espacio cultural medio trash medio cool. Perfecto para empezar.
Firmé contrato con mi próximo hogar temporal. Me mudo la semana que viene.
Estoy con bastante trabajo. Más de lo que esperaba por ser el primer mes. Lo cual alienta proyectos y relaja cuestiones importantes que permiten estabilidad y proyección aún más positiva.
Se vienen viajes cortos y viajes largos. Se vienen historias de amor interesantes.
Pero por ahora todo esto, que lo comparto con mucha felicidad. Qué bueno que estoy acá. Qué bueno que estoy así.

lunes, 8 de abril de 2013

Visón superficial sobre una cultura profunda de un inexperto y recién llegado.

En México se te seca la boca todo el tiempo, como que no te alcanza la saliva. Quizás por eso es el país que más refrescos consume por habitante. En México las frutas son muy sabrosas. Se venden jugos y comida por la calle. A los lugares a dónde voy siempre hay muchos enchufes. En México bajo mi criterio estético (que seguramente se vaya a ver afectado con el pasar de las semanas) hay mucho menos cantidad de mujeres bonitas en comparación con Argentina. En México si te charlás con otro argentino sólo hablás de comparar una cultura con otra, una ciudad con otra, casi exclusivamente se habla de eso. En México casi todo está construido en falsa escuadra. O se vieron afectados por los terremotos, seguramente. En México hay muchas casas inclinadas. Cada tanto el piso tiembla, aún no sentí eso. En México hay mucho trabajo para la gente que quiere hacer cosas, muchas oportunidades. Hay mucho picante y muchos medicamentos para la panza en todos lados. En México, será que hay mucha estática, pero en todos se dan chispita entre todos cuando se tocan. En muchas farmacias venden cigarrillos y otros productos. En México las publicidades son muy muy chistosas. En México la gente es muy amable y servicial. En México muchos dejan el 15% de propina, y si pagan con débito dicen "ponle el 15", o algo así. A la cerveza muchas veces se la mezcla con unas salsas, también picantes. Es normal pedirse un shot y una cerveza, aunque el shot no necesariamente se toma de un shot, sino que de a poquito. En México hay un tráfico tremendo, aún así no me gritaron nunca ni me tocaron la bocina por andar en bicicleta e incomodarlos. En México en vez de decirte "¿qué?" te dicen "mande". El DF es enorme sí, pero uno siempre se mueve por las mismas zonas, asique no se siente tanto eso. En México el transporte público funciona muy bien y te mueve fácilmente por la ciudad. Aún no probé el subte en las horas pico. En México no encuentro lugares para tirarme en el pasto, ni en los parques. En México hay grandes mercados, en los que uno puede encontrar cualquier cosa que se le ocurra. En méxico había "trapitos" pero parece que ya no hay más, y les decían "Franela", me pareció cómico eso. En México hay un montón de lugares paradisíacos para conocer. En México el acento mexicano es gracioso, al menos para mi y otros. El idioma tiene mucho slang que siempre suena bien. En México no hay tachos, o no los encuentro, no sé. En las farmacias tienen un consultorio que te atiende un doctor, gratis, que luego te receta los medicamentos que necesitás para que los compres en esa farmacia, claro. En México todo es un poco mágico. Etcétera.

miércoles, 3 de abril de 2013

El dilema

Entonces me pregunto qué publicar y qué no publicar. Qué decir y qué callar al público. En mi cuaderno, diario íntimo personal, escribo ciertas cosas, muchas inpublicables. Y en este blog otras. El sólo haber dicho la palabra sexo quizás incomodó a algunos de mi familia. Lo entiendo. Pero qué hago? Para quién escribo? Escribo para mi, porque me hace bien, porque me gusta, y publico para los demás, porque me hace bien, porque me gusta. En el camino transitado me voy exponiendo cada vez más y siendo más vulnerable, disfruto de eso, justamente porque es uno de los objetivos que entendería hoy que tiene que ver con ser artista y y con esa necesidad de compartir una visión de las vivencias personales. Y qué pasa cuando parte de esas vivencias o la falta de las mismas están vinculadas al sexo? entonces qué debo hacer con eso? un blog paralelo para expresarme, o talvez sea mejor dejarlo en mi cuaderno íntimo. Nosé, me lo pregunto a mi mismo sobre todo si bien apretaré "publish" al final de estas lineas. Reflexiono sobre eso en estos días. Desconozco cómo accionar. Me encantaría compartir todo, como me salga.

martes, 26 de marzo de 2013

Una semana



Ayer fue mi primer día ahí, mas o menos. No pasó nada malo, no estoy mal ni nada. Pero bueno, el trabajo es registrar. Venía de días bastante arriba, llenos de magia y novedades. Y ayer nosé, como que llegué quizás, paré la moto. No sé qué fue. Descompostura estomacal, un cansancio particular, y una sensación de soledad mezclada con aburrimiento. No aburrimiento, pero algo similar. No tengo a quién llamar para que me haga unos mimos, no tengo el amigo a quien llamar para ir a tomar algo. No tengo amantes, no tengo novias. Eso marca la diferencia principalmente. O será que yo me agarro de eso para marcar la diferencia. De todas maneras, así mismo con este mood, les quiero contar la semana.
Ya realicé mi primer trabajo, viajé hasta Gualajara en un cómodo Audi a filmar un gran evento que se realizaba allá. Me contrató Leo porque le gustan mis videos. Asique ahí fui. Claro, que el evento no eran mis vacaciones ni mis vivencias personales. Fue mi primera vez mezclando mi pasión espontánea por registrar momentos más bien íntimos con hacerlo de manera encargada (en video al menos). También eso tuvo su pequeño choque emocional. Pequeño, pero registrado. Desde afuera vale pensar que soy un quejoso, que es buenísimo poder trabajar de lo que a uno le gusta, lo sé. Soy conciente y agradecido de todo lo bueno, pero quiero ir por más. De Guadalajara no pude conocer nada. Legamos en auto 5 horas después y trabajé casi sin parar hasta pasada la medianoche. El evento estaba bueno, una especie de circo montado para motivar a vendedores de teléfono, como 550 personas. Al día siguiente regresamos por la mañana, ya viernes. Por la tarde el plan era viajar a Puebla para visitar a mi gran amigo y Hugo. Ante tanto cansancio me pareció mejor posponer el viaje para el sábado a la mañana, y así poder pasar todo el día en Puebla y luego también la noche. Hugo se quejó un poco. Hace 4 años que no lo veía, vivimos juntos con él y Pau en italia. Es como un hermano menor, en su siempre rol de hijo afectuoso. Fue lindo verlo y reencontrarlo. Cambiaron las dinámicas sin cambiar. Me gusta el lugar que me toca. Charlamos mucho sobre la vida, sobre las búsquedas. Le pude dar consejos prácticos. Y a cada uno desde su lugar y rol, nos hace bien vernos. Paseamos con él y con su primo Benito. En el medio de la tarde debí cortar el paseo y buscar una computadora para entregar unos cambios. Lo mismo pasó al día siguiente. Ser freelance tiene esas cosas. Los pedidos siempre son urgentes. La tapa de la próxima Colors se imprimía el domingo, y como responsable del retoque debía acceder a los cambios que pedían. También tiene un mínimo golpe emocional tener que trabajar en medio de momentos de placer, habiéndose uno comprometido previamente. Por la noche nos emborrachamos y salimos con Hugo. Conocimos chicas aunque no pasó a mayores. Terminamos en Cholula, en una calle que no fue de mi agrado. Me recordó mucho a Thailandia, aunque lo comparé con Ibiza. Lleno de boliches con ese mismo estilo de música electrónica bien comercial y universal. Sonido reventado, jóvenes borrachos al estilo pelicula yanqui universitaria. No sé, no me siento identificado, simplemente pertenezco a otros nicho quizás. Y en ese contexto, no sé cómo acceder a una mujer, porque me siento un sonso más que se acerca sin mucho para ofrecer en ese ambiente. Besé una chica que no me gustaba, creo que por molestia. Nos despertamos en casa de Benito. Fuimos casi en ayunas al estudio para que yo pueda entregar nuevamente los cambios para la tapa de la Colors y luego fuimos a desayunar a un lugar muy lindo. Puebla es muy muy lindo, totalmente Colonial. Iglesias por todos lados, edificaciones bajas. Me gustó. Por la tarde pasé un rato sólo con una amiga de Hugo, pude por unos minutos tener un comportamiento felino con el cual me siento cómodo. Exagerado e ilógico que sólo se puede generar en esa intimidad con una mujer. Nada sucedió. Llegué por la tarde noche al DF y volví a mi temporal hogar. Y así al día siguiente, fue el día de ayer. Tuve una reunión que no fue exactamente como esperaba. Nada está mal, no quiero preocupar. Pero es mi responsabilidad poder relatar. Esto es llegar, esto es más completo y más real.

miércoles, 20 de marzo de 2013

Llegando a lo desconocido


(la vista desde mi habitación)

Hoy, apenas me subí a un taxi, el taxista y yo vimos una camioneta con música y unas chicas que repartían la bebida energizante Monster. Bastante gente se acercababa a pedir una lata. El taxista me preguntó "quiere una monster". Yo mirando la gente dije "La veo difícil" a lo que el replicó "Difícil no es imposible, quiere una?". "Y dale", le dije. Se acercó con el taxi y tocó bocina pero nada. Me dijo: "Nos bajamos los dos y vamos por una monster?". Yo me reí, que surrealista la situación. Y sí, nos bajamos los dos del taxi por una lata gratis de energizante, pero ya se habían acabado. Fue una linda breve experiencia.

Si bien es chocante y da para reflexionar, haciendo la vista gorda me divierte que todos aquí estén para servirme y me pidan que les mande, me hace sentir más principito. A los mozos, cualquiera sea su edad, se los llama diciendo "joven", ya lo comprobé, siempre se dan vuelta. Me gusta eso.

Apenas saliendo del avión al llegar a México, aún en ese túnel plegable que conecta avión con aeropuerto todos nos detuvimos. Estaba la policía antinarcóticos que agarraría gente al azar. Nos hicieron formar fila, personas a la derecha con sus maletas a la izquierda. Por supuesto no tenía miedo porque no tenía drogas pero ya era un aterrizaje especial, desconocido. Un amable perro nos husmeó a todos sin fanatizarse con ninguno. Luego migraciones. Una señora me hizo varias preguntas, porqué venía, qué hacía, dónde me quedaba, cuánto tiempo, etc. La gota no llegó a caer, y me dio una visa por 180 días. Luego esperar el equipaje que saldría por la cinta número 1. Perfecto, ahí estaban mis valijas sanas. Luego los rayos X, todo bien. Ya estaba cerca de la puerta de salida, o de entrada a méxico. La puerta automática se abrió a lo lejos por otro que pasaba dejando ver a este par de desconocidos que me sonríe y me saluda desde afuera. Ellos eran Leo y Eva, nuevos en mi vida, sólo contactos cibernéticos y gente en común, que me habían ido a buscar al aeropuerto. Yo estaba muy cerca. Y una señora con poco cara de simpática me frena y me dice, "apreté el botón". Un botón rojo se paró ante mi amenazante. Estaba yo tan cerca ya de esa puerta. A pesar de que la señora dijo eso yo levanté mi mano para saludar a la pareja desconocida, sin saber bien si eran o no eran quienes yo creía. Pero para demostrarle a esta señora que yo estaba tranquilo, que había gente que me recibía. Apreté el botón. Todo bien, estaba de suerte. Pasé. Leo y Eva me recibieron con un abrazo. Me llevaron en taxi hasta lo del otro desconocido que me daría alojo. Me invitaron el taxi y hasta me prestaron plata para que tenga algo. Llegamos a lo del Colo, a quien saludaba por primera vez, ya dentro de su casa. Una departamento bien grande, me impresionó, aunque luego entendí que acá lo grande es normal. También, para mi sorpresa, una gatita: Haly. El lunes fue feriado y paseamos un poco y yo ordene un poco mis cosas, contacté gente, etc. Martes fue mi primer día laboral. Recibí una llamada de un número desconocido de alguien que se presentó como "El Gato", me hizo mucha gracia. Y me llamaba para cotizar un trabajo. Horas más tarde me junté con El Gato y posiblemente salga ese trabajo. Más tarde me encontré con otra desconocida y tomamos unas cervezas durante el día. Una muy hermosa mujer en todo sentido. Méxicana pero blanca y de cabellera larga semi anaranjada. La llaman Petite, sí, increíble. Pero tiene un novio de mi mismo nombre y misma nacionalidad. Auch. Quiero volver a verla un millón de veces y hacer un montón de cosas. Almorcé un taco en un lugar y me di cuenta de que no conocía los tacos, estos son tacos. Comí uno de camarón, y fue una sensación increíble. Recuerdo una vez hablando con un italiano que vivía en argentina que me dijo "las pizzas acá son muy ricas, pero no son pizzas". Algo parecido me pasó ayer. Hoy por la mañana también tuve una reuníón con otra desconocida, que me propuso hacer una muestra en un espacio que está por abrir. Yo ya no me ilusiono con nada, disfruto de los hechos. Las proyecciones también tienen lugar en los hechos y si bien es difícil, también se puede disfrutar. Estoy muy contento. Todo marcha bien. Estoy bien. Todos son muy buenos y generosos conmigo. Cosecho la siembra, sin jamás dejar de sembrar.
Todavía no tuve sexo...

lunes, 18 de marzo de 2013

Introducción a un nuevo capítulo


17 de Marzo de 2013
En el avión llegando a Ciudad de México. Cerca de las 17hs hora local.
Aquí vamos otra vez. No sé bien identificar lo que me pasa ahora mismo. No siento realmente nervios. Aunque mi cuerpo no dice lo mismo. Cuello y espalda contracturados y estómago revuelto. No es para menos. Estas últimas dos semanas exprimí y vivencié en su máxima expresión a las palabras estrés, mudanza y movimiento. Se movió todo, para ahora finalmente moverme yo. Somos dos valijas, un corazón, una cabeza, y yo. Eso es todo lo que tengo, todo lo que soy ahora. En estas dos semanas entregué todo. Vendí, regalé, guardé, presté, tiré, doné. Mis cosas fueron repartidas. Y cada día hubo mucho que hacer. Para también poder entregar un departamento vacío y en orden. Al mismo tiempo trabajando (…). Recién ayer a la noche pude ver un mapa de México por primera vez. No soy muy consciente de lo que está pasando. No tuve tiempo de pensar en ello. Sin embargo a veces vienen ráfagas de emoción, vientos de sensaciones. No tengo dudas de que se viene algo grande. Algo nuevo. No tengo miedo. Uno de los aprendizajes que hice es poder fluir estando tranquilo. Mi yo del futuro me llama y me cuida. Mi yo del presente vive y disfruta. Mi yo del pasado me va formando, cada vez mejor. No hay mucho porqué alarmarme. Sólo tengo que vivir, fluir. Vivir intensamente. Se viene algo fuerte. Con tanta ocupación concreta hasta las últimas horas en Buenos Aires aún no pude ni conectar. Pero ya, ya estoy llegando. El viernes fue mi despedida (…). Mi despedida en general fue muy divertida. Liberación de estrés también. Estoy curioso. Tengo interrogantes, pero no me siento nervioso. Necesito descansar un poco también. En breve estaré sentado en algún lugar de México. Suspiro. Todavía no comenzamos el descenso. (…) Empieza algo nuevo. Cambio de capítulo en la vida de Diego Beyró.