jueves, 17 de diciembre de 2009

Texto para vos (texto para mi).

Cuando te pida perdón no me creas. Porque no me arrepiento de nada, ni me interesa arrepentirme. Arrepentirse significa estar dispuesto a volver al pasado para cambiar ese acto. Y no, no funciona así, aprendemos, aprendamos, aprehendamos. Te prometo que aprendo todo el tiempo, en cada acto, cada vez que pido perdón sin querer. Y, persona leyente, no se sienta aludido con el texto, porque me lo escribo a mi, a mi mismo. Porque yo estoy acá, pero también estoy allá, y en todos lados. Estoy en mi cuerpo y en el tuyo, soy mis pensamientos, pero creo los tuyos y soy parte de ellos. Soy parte de todo, como vos. Estoy y estaré, en un libro, en una boca, seré una palabra, una avenida, estaré impreso o pintado, en un útero o en el reflejo de la mirada de un gato. De lo que estoy seguro es de que estoy y seguiré estando, porque aprendo y es por eso que no me pido perdón, no me interesa. El perdón es para los arrepentidos. Me gustaría vivir sin detenerme tanto, vivir profundo sin profundizar en cada detalle, vivir cada detalle sin ahogarme por cada uno. No quiero volver al pasado a cambiar nada, eso podría poner en riesgo mi permanencia. Y si no vuelvo al mismo lugar? Dejo de permanecer? Quién sabe. Mejor seguir, mejor nunca dejar de estar, mejor siempre volver y nunca irse.
Siemens siempre me miró confiado: vos lo vas a lograr, porque ya lo lograste. Eso me decían sus dos ojos casi simétricos. Entonces, si ya está, puedo empezar a celebrar, o puedo simplemente limitarme a vivir. Pero siempre está, esa mínima duda, ese 0,00001 por ciento de posible error. Eso lo hace todo interesante, o hace todo difícil, lo hace todo apasionante. Y date cuenta de que no tenés que preocuparte tanto, estamos de paso, pero no estoy de paso. No me interesa el juego de palabras pero no estoy de paso, aunque estemos de paso. Y devuelta, no sientas que te estoy hablando, porque lo único que hago es estar hablándome. Conversaciones que al escribirse se ordenan y tienen mucho menos potencia que las de mi cabeza. Te hablo a vos y me hablo a mi, porque vos sos yo y yo soy vos.

5 comentarios:

lolinocito dijo...

No regrets, they don´t work.
No regrets, they only hurt.
(lástima no tengo cursiva acá)

Hacer un borrón y cuenta nueva, eliminar la oportunidad de aprender y de crecer...

Producto del facilismo, respuestas sin filtro, para zafar. Para qué!?

Lovely! Love u.

Miss D.

Anónimo dijo...

a este post le falto la palabra bigote :)

Anónimo dijo...

que ha pasado con vos? porque no has vuelto a escribir??

Amaranta Pesatti dijo...

Diego y Beyró, presenten a SONYYY

Amaranta Pesatti dijo...

Diego y Beyró, presenten a SONYYY