lunes, 16 de julio de 2007

1er dia en FABRICA

(escrito el viernes en el tren a Milano)
Primer mañana. Sensación de ansiedad abrumadora. Fuimos con Andrés en s auto hasta Fabrica. Nos acompañaban su novia italiana, una chica holandesa y otra española. El viaje no parecio largo. Habrán sido unos 15 minutos. Imposible calcular.
Los autos acá van muy rápido. Eso da miedo.
Llegamos. El estacionamiento era de pasto, pero pasto impecable. Como si los autos fueran de algodon. Muchos caros y otros no tantos. Pero insisto, el estacionamiento era de pasto! ni lastimado ni embarrado. Pasto. Nos bajamos.
El paneo nos mostró un campo gigante con plantación de uvas, creo. De fondo unas montañas con unas nubes preparadas, posando para nosotros. Algunos cercos, la casa del cuidador y algunas otras que todavía no develavan el secreto de Fabrica. Como Andrés conocía el camino, fuimos hacia allá. Primero la portería. Nuestro primer chek-in. Nome, cognome. Antonella, la chica de "seguridad" llebava su camisa de uniforme desprolijamente fuera del pantalón. Y tenía el corte de pelo que seguramente su mamá o la mia no hubiese querido.
Chau - chau. Acá se dicen chau (ciao) para el hola o para el chau. Cuando pasás para un lado o vas para el otro.. Como si no hubiese limites entre las bienvenidas y las despedidas.
Alcanzamos a ver Fabrica. Yo esperaba algo muy grande. Era algo muy grande. Pero a medida que nos acercabamos y la caminabamos nos dabamos cuenta que era inmenso. Tiene una arquitectura super compleja. Por momento antiguo, por otros moderno. Imponente y ostentoso, pero de bajo basico y humilde. Espejos de agua inmensos. Columnas altisimas que no sostienen más que el aire del cielo. Jardín con pasto y arboles. Escaleras anchisimas con decenas de escalones. Patios subterraneos. El lugar es tan espacioso que siempre parece vacio. El oxigeno venía acompañado con tranquilidad. Eso se respiraba. Bueno, en realidad era la sensación de saber que algún día lo iba a respirar. Porque en esos minutos, en esas horas, llegaron todos los miedos. Todos los sustos, las presiones internas. Era el segundo día. Todo tan imponentemente abrumador.
Entonces empezamos a recorrer. Yo muy callado, pocas preguntas, mucho dialogo interno. Departamento de diseño industrial, de diseño gráfico, de fotografía, de publicidad, de música, de imagen para la marcva benetton...
Afiches, posters y fotos enormes en las paredes. Muchos elementos y cosas raras. Olor a creatividad y producción. Talento en las miradas de los que nos presentaban. Y quedaba más! Departamento de video. Muchisimas máquinas, programadores, gente especialista de todas las subdisciplinas que se desprenden. Seguimos. Estudio de fotografía, cámaras, luces y accesorios carisimos. Más pasillos y más puertas. En una, un cine! si, zarpado. Claro que todavía no sé qué hay en cada puerta y quedan montones por conocer. Y porsupuesto, me pierdo todo el tiempo. Como dije antes, de afuera parecía muy grande, pero hay que tener en cuenta que la mayoría de las cosas están en los pisos -1 y -2 (subterraneo). Después de conocer a personas de distintas nacionalidades llegamos a la biblioteca. Uf! Cantidad y variedad de libros de todas las disciplinas artísticas. Tremendo. Supscripciones a las mejores revistas de diseño, moda, etc de todo el mundo.
Quedaba un lugar importante. El nuestro. Nosotros no formamos parte de ningun departamento en particular. Somos parte de todos y de ninguno a la vez. Asique andrés nos preparó un lugar. Nuestra oficina! Antigua sala de música. Amplio. Muchos objetos y cosas que tenemos que ordenar o sacar. Nuestras computadors estarán por llegar. Por las puertas vidriosas del otro lado, con un jardín pequeño de por medio, vemos a los de diseño industrial (una locura los objetos que construyen en ese lugar).
Comenzamos trámites burocráticos y esas cosas. Todo bien.
A la tarde ya empezamos a trabajar. Reunión con Alfio, una persona muy importsante en Fabrica. Mucho poder. Un italiano muy entusiasta que nos hablo con un ingles no muy complejo que fue fácil entender. Eramos Andrés, Gabo, él y yo. Nos convocó para que iniciemos y pensemos un proyecto super grande.
Después de la reunión a pensar, con andrés y gabo a la oficina del primero. Lleno de organos y otros instrumentos musicales (es músico). Un poco más relajados. A modo de conversaci´n informal, mechado con chistes y comentarios nada que ver, las ideas fueron saliendo y el proyecto empezó a tomar una primer forma. Todos conformes.
Hoy ya es viernes. En este momento, desde que empecé este texto, escribo en mi anotador en el tren, que tiene mesa, claro. Estamos yendo a Milano a ver la muestra de Fabrica. También vamos a conocer el Duomo (la catedral), del año 1300 y algo. Pasaremos la noche en un hotel y volvemos mañana. El finde que viene quizás vamos a ver a Bjork que toca en Udine, no muy lejos de Treviso. Wow.

Después subo fotos y cosas de milan. Todavía queda los videos y fotos de Fabrica que no los hice.
A los lectores que se la bancan hasta el final: Tomensé dos segundos más y dejen algún comment. Así tengo más feedback!

8 comentarios:

Florencia Spitaliere dijo...

QUE LINDO COMO LO CONTAS.. ME PARECE QUE ES MAS LINDO DE LO QUE ME IMAGINABA. BESO GRANDE DE UNA LECTORA QUE LLEGÓ HASTA EL FINAL

Anónimo dijo...

tremendo. Qué envidia tener todo ese mundo de posibilidades frente a tus ojos. Impresionante, casi inimaginable, ¿Parece un sueño, no?

papa y mama dijo...

que sigan los wow,wow.
Imprimo y voy a casa (sebas ya se llevo la compu)Besos.

Loli nocito dijo...

hey!
leerte es como ir abriendo ventanas en el cielo...
no suelen verse cosas así por BA muy seguido, gracias por compartirlas!
...vi que desde la ventana del depto puede verse un campanile. Italia está llena de esas torres medio fálicas. Calculo q en algún momento tendrás tiempo para subir a alguno. Si podés, hacélo.
Imperdibles: el de la Basílica de San Marcos, en Venecia y el del Duomo de Florencia.
ci vediamo!besos!

Alejo dijo...

Buen relato...Parece que Fabrica es una fabrica de permanentes Wows.

Segui asi que junto con vos vamos conociendo y recorriendo Fabrica.

Esta bueno transportarse a otro mundo aunque sea por un ratito

Anónimo dijo...

Hola diego!que lindo todo esto!!

digo wows y wows..que lindos tus relatos!

el avión gigante, fabrica, el estacionamiento de pasto, los autos-algodón, bjork, la suite galán con Maria Antonieta..


desde acá sonrio, me asombro y acompaño el camino de tus zapatillas rosas..


un beso enorme!


euge k

Hernando dijo...

AMIGO!!!!!

Grosso lo que contas

TE QUIERO MUCHO!


No te olvides de The Uncool

Camilo dijo...

Que groso todo, ya este jardín parece chico con lo que contás.